domingo, 23 de mayo de 2010

En tus manos









He cavado con mis manos
un agujero del tamaño
de tu cabeza
y de mi cuerpo
para enterrar a mi lado
tu cerebro
mientras los animales
comen de mi cabeza y de tu cuerpo
que se pudren
bajo un cielo
que cobija mi deseo
cuando los insectos
se suicidan
abrasados
contra la bombilla
que ilumina
los reflejos
de mi saliva
que cae en tu boca.


Y cuando duermes:
cada noche
estoy a tu lado
abriendo tus párpados,
lamiendo tus pupilas,
masturbándome en tus manos.


Tus ojos son el espejo
donde reflejo
todo aquello
que odio
y que amo
esta noche de estrellas
cuando Dios existe,
y tus piernas
aprientan entre ellas
tu mano
que deseas
que sea
la mía
mientras mi saliva
inunda tu boca.


Y cuando duermes
cada noche
dulce N
estoy a tu lado
abriendo tus párpados
lamiendo tus pupilas
masturbándome en tus manos.