viernes, 12 de septiembre de 2008



Silencio de cal y mirto.
Malvas en las hierbas finas.
F.G.Lorca

La otra noche dormías,
o eso parecía mientras las hojas secas, afuera,
rozaban el suelo. La otra noche
respirabas al lado de mis silencios,
con tu silencio mojado. (Ya sabes.)
Y antes tuvimos tiempo de discutir, decir
que lo poético asfixia, que alimenta.
Pero preferimos callar, escucharnos
cuerpo a cuerpo.

Después de la otra noche podrás decir -tal vez
te limites a pensarlo- que mi poema es sólo música
de lo imposible, y que mientras el pozo seguía claro
y quieto, yo tuve tiempo de amar
tu respiración. Sin que por eso
estuviera haciendo poesía.
No podrás entender
que mi silencio en tu silencio
con cada uno de tus suspiros
era un verso mío. Ni que el agua del pozo
estaba en calma por alentar nuestro ritmo.
Hay cosas que -tal vez-
solo las escribe el aire. El viento que afuera
remueve las hojas.----------------
Lo importante es
que me he levantado de la cama
y a mi lado estás durmiendo. (Ya sabes.)
El verso:
que a mi lado,- por fin,
después de tanto tiempo,- respiras.






Foto: Luis Vence

1 comentario:

Viktor Gómez dijo...

BUEN TEXTO, LU, BUEN POEMA.