martes, 10 de junio de 2008

(Hoy me desperté un poco cursi)



Son de miedo y de la profundidad de un sobrevuelo, de
un color tan perfecto que no hay que transformarlos en azul.
Hay en ellos un gajo transparente que crea ansiedad

y cada mañana
me persiguen por la avenida

-entre los árboles violetas-

me abrazan con una cascada de viento
que corta la respiración

y no consigo descifrar qué es
eso
que tienen tus ojos,
qué cavan
en mi sí lencio,
y por qué siendo yo
de los cuatro puntos cardinales
estoy fuera de lugar cuando no retengo
tu mirada
entre mis manos.



Foto: de Jenni84

1 comentario:

sean felices dijo...

porque siendo yo el centro
de cada punto cardinal
rompes todas mis brújulas
con tu mirada