martes, 27 de mayo de 2008

Nopoema automático


Le scaphandre et le papillon

Conseguir que un poema sangre
como mis ojos por tus ojos
de una sola pasada – por debajo de ti,
solo de ti - tú que inventas la luz en cada despedida

que afilas cuchillos y los escondes
entre tus versos – astillas amarillas queman más que un cristal engullido –
y no sabes de las dudas, no entiendes del silencio y parece mentira
que hayas vivido tanto y que estés tan ciego

que has vivido tanto -
o acaso te quedaste en una esquina
esperando se desbordase el hueco con paciencia fría
y no sabes
del poemario submerso entre los vértices de mi cráneo,
palabras como neuronas golpeando las paredes de mi cráneo en forma de tres iniciales,
las tuyas,
y esta mañana tus manos eran en el recuerdo más que el suave polvo de las alas de la mariposa
-jamás pondría eso en un poema- me he dicho-
y ahora son la escafandra
la profunda llaga que supura miedo negro
que rebota una y otra vez
una
y
otra
vez
contra las paredes de mi agujero neuronal -
jamás estuviste y yo escribía para nadie
y no tengo derecho a la queja
no hay espacio en esta sociedad podrida para mis quejas
ni si quiera para la de nuestros hijos
y anoche te escribí otra vez desde el silencio amoratado
qué aterrador es saber
qué aterrador no saber
y te escribía que
no hay brechas que tapiar

no hay

más que espera y silencios creados
por la repetición continua de una sola voz
-siempre la misma-
que espera

y pensaba que tú
sí, tú,
te acurrucas lejos de la superficialidad en la que crece el hombre-
y que eres raíz tiempo saliva luz,
todo, al menos para mí,
pero hay un yonki en la escalera que ya no recuerda mi nombre,
se arrodilla y pide pero no recuerda quién soy,
-la pequeña del grupo-
y a la angustia se la va comiendo el tiempo que avanza incompadecido- como tus palabras, como tus actos de fin de semana-
y yo no escribo poesía social porque lo que yo escribo
no
es
poesía
y mi vida tampoco es social
porque lo que yo vivo
no
es
vida.
Y ahora que venga alguien a decirme qué
o que ese yonki me ofrezca un pinchazo.

3 comentarios:

La cónica dijo...

Qué dolor. Qué.

Anónimo dijo...

Yo te ofrezko un pinchazo de lo ke escribo...
www.lacoctelera.com/yonki-de-la-poesia

belen dijo...

me encanto! no se si les molestara que lo ponga en mi blog?? pk quiero que la gente lo lea, esta muy linbdo me llegaron muchas cosas!