sábado, 5 de abril de 2008



Un poema de GARIKOITZ G. ALFARO

Dediqué la tarde a esquivar tu garganta,
domingos en los que se mendiga morfina
impregnados como estamos de arrepentimiento,
días parecidos a las escenas de acción
arruinados por la curiosidad felina.

Espejos, quién dijo espejos.

Sábanas sucias y ambientadores de naturaleza muerta,
domingos en los que se mendiga morfina,
en los que la indiferencia es mutua,
miénteles, humedece la saliva,
cambios de sentido cada cinco metros.
No me habléis de suerte y dadme algo,
junto a esa sensación constante de arrepentimiento
llevo un pronombre cosido a los labios,
dadme algo, un pequeño cuarto plastificado
ni pájaros ni canciones ni cuentos
dadme algo para estrechar el hueco

Garikoitz




(Imagen: Brassai)

5 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

Por mi vida que esto es poesía, el veneno que traslada la mente de la anestesiada boberia al azote limpio desde la palabra de un corazón sin herraduras, de un caballo sin angina, del correr a salvo de la estulticia e impericia, del correr a detenerse en el punto exacto de la vida.

Un poema suficiente,

Ojalá lo oiga recitado de su paridor, impar poeta, vasco transterrado, itinerante niño en la plenitud del desasimiento y la certidumbre inconclusa que este decir o decirse requiere tantas agallas como las de un suicida para aceptar su destino o un loco para no volver a ser un manido y maniaco esclavo de la corriente.

Abrazote

Viktor

Jesús Ge dijo...

Es dificil comentar después de Viktor.

He de decir que me ha encantado y de lo poco que había leido de GAri es, probablemente, el que más me ha impactado.
Quiero más como este. A mí también me gustaría oirlo de su voz.

Cucaracha homicida dijo...

Me veo con la obligación de agradeceros a los tres el tiempo y la molestia para leerlo, aún más la reflexión.

Y además he logrado transmitiros algo, mejor que mejor.

Más orgulloso estoy de contaros como compañeros que de contaros como lectores.

Velocet dijo...

"cambios de sentido cada cinco metros."

y

"llevo un pronombre cosido a los labios"

son grandes, muy grandes. Sólo con ellas dos se pueden intuir tantas imágenes... joder.

La cónica dijo...

vértigo y vacío
qué belleza