viernes, 21 de marzo de 2008

Tráeme algo del dulce caos que esconde tu esternón,
arde y cruje y vuela algo dentro de tu pecho
y tu cuerpo es eléctrico y tu cuerpo es eléctrico
y tu cuerpo es eléctrico y no deja opción a la quietud
ni a nada que no sea la revuelta.

Desfibrila un poco está apatía,
dame vueltas y voltios y más voltios,
que estoy cansado de estar cansado y taciturno,
y necesitas casi tanto como yo
liberarte de los demonios que te pueblan.

2 comentarios:

El murmullo de las cucarachas dijo...

100 voltios... es mucho??

asi cortito... como a ti te gusta!!!!

:)

La cónica dijo...

sí, señor

gran poema.

¿lo veremos en papel?