miércoles, 19 de marzo de 2008

Línea de demarcación

Qué ciudad fundar sino aquella que se perfila tras los neumáticos ardiendo, en el furor de los niños lobo. Al igual que la barricada, el poema no responde al orden de la utilidad sino al del deseo. Delimita el espacio. Sobre las calles los parias escriben sus anhelos y su ferocidad.

No hay comentarios: