viernes, 29 de febrero de 2008


(A un poeta que nadie imagina)

Hierve la niebla en tus ojos
que salpica sobre el ansia
de mis silencios,
sacudes la nieve de tus palabras
mientras troceas una servilleta
y mis ganas
de amanecer siendo poesía
entre las sábanas de tus versos.




Cuadro de Emilio Vedova (cedido por mi gran gran amigo Paolino)

1 comentario:

M. dijo...

Hay ansias que devoran y silenciós que gritan.