martes, 26 de febrero de 2008

Aqui os dejo uno de los poemas que estoy horneando últimamente


CUANDO LLUEVE ME GUSTA MOJARME

También me encanta

cuando la bruma

baja al nivel de las suelas

y no eres capaz

de distinguir

ni siquiera

tu propia

nariz


entonces puedes ser realmente tú mismo

quien quieres ser serás

tienes carta blanca

para besar a chicas bonitas

abrazarlas mientras ellas creen

que eres su novio de toda la vida


puedes pedir la documentación

la hora la limosna


eres perfectamente capaz

de acariciar el destino

con la simple acción

de estirar los brazos


2 comentarios:

Pam dijo...

Sí, solo tienes que alargar el brazo y acariciar el destino.
Es a veces el destino quien nos acaricia a nosotros.
Incluso a veces, nos golpea.

En mi blog teneis algo para vosotros ;P
Solo teneis que alargar el brazo:

http://elartefacto-pamtera.blogspot.com/2008/02/premio-arte-y-pico.html

M. dijo...

Muy buen final Valerio.