sábado, 12 de enero de 2008


Maldito sea este mundo de desterrados,
maldita la bilis negra, el bazo,
maldita la sangre, el hígado…
Eso soy, aire y tierra.

Y por la noche mastico mis sonrisas,
las ahogo, las destrozo, las deshago,
y mi mirada atraviesa la oscuridad
hincándome sus destellos por encima del techo,
a n u l á n d o m e.
Las tinieblas rojas del abismo
perfuman de vértigo mi habitación -
perfume agrio, roto, retorcido,
perfume irónico que me atormenta con sus carcajadas
hasta que amanece
y todo vuelve a empezar.
Maldigo los sentidos,
maldigo la música que se integra con el ruido,
los pájaros que se confunden con aviones,
maldigo esta cruel tradición genética que me otorgó un lenguaje
insuficiente,
MALDITA, maldita sea esta jodida tradición genética
de la soledad
que se fue perfeccionando hasta
culminar en mí.





CONTRADICCIÓN
(U OTRA NOCHE MÁS CONMIGO)

3 comentarios:

M. dijo...

Me gusta mucho lo de los "pájaros que se confunden con aviones".

Lo de tus teorias evolucionistas, uno lo piensa...y le entran escalofrios.

Cuiz dijo...

lindo che! Pasa por casa http://no-filter-concept.blogspot.com/

Sento dijo...

"maldigo esta cruel tradición genética que me otorgó un lenguaje
insuficiente".

¿De qué me suena? ;-)
No conocía esta faceta tuya. Y puedo decir que en más de un poema me he quedado con la boca abierta.

Te voy a seguir leyendo. Me has enganchado.

Sencillamente genial.