domingo, 11 de noviembre de 2007

David González



Polvo de estrellas

A él se lo escuché:
al científico, al escritor:
a John Gibbin:

Básicamente, dijo,
somos polvo de estrellas.

Sí, repitió, eso es lo que
somos: polvo de estrellas.

Convendría no olvidarlo.
Tenerlo siempre presente.

Polvo.

No estrellas.




3 comentarios:

Dani dijo...

Grande David González. Y enhorabuena por el blog, iniciativas como ésta siempre se agradecen. A seguir con este nivel. Un saludo.

Viktor Gómez dijo...

Cuando consiga desescribir algo más y mejor y ser como un Neruda aquel, aquel extraordinario malpoeta que le llamaran sus vecinos y rivales Nicanor Parra y huestes, cuando mi palabra de zirconita sea blanda y transparente como el celofán y deje ver el gris grumoso de mi sangre sedimentada en la costumbre, entonces, si consigo un huecograma en este tu blog, podré desenclavar de la pared el poster de Sex pistols y la última foto del Che.

Un hombre a mi edad, esa que ya no va a ninguna parte ni retorna aún, que da vueltas concéntricas sobre el neón de un drugstore a media tarde, que nunca fumó como para dar el perfil rebelde, ni madrugó frente al malecón de una playa desierta bien acompañado ni corrió delante de la pasma, ¿qué puede comerse ahora?.

Mi rebeldía es tímida, pequeña rata de almacen de conservas. Corretea por la noche por los mostradores y mordisquea los periódicos atrasados.

¿Acaso eso no es suficiente?.

Quizá la araña del techo espera que me duerma. Pero yo no duermo de noche, duermo en las mañanas que otros laboran y sudan, suelño entre el ruido de maquinas y dinero y gentes que corren a sus negocios y asuntos importantes. Sueño mientras la ciudad bulle fabricando y consumiendo. Sueño callado, discreto, inadvertido. Y apunto en mi agenda direcciones como está para borrar aquí mis días, para añadir gotas de sombra a la nómina de los olvidados.

Tu Viktor

P.D.: Buen blog, compa.

valeriomoreaz dijo...

Muy rico viktor! pq no te animas y nos mandas algo???